Categories
Imaging Research Photography Photography Technique

Nikon D610 (IV)…,Re-muestreo al Tamaño de Impresión

VallMulleres_BedollsV_Full
Figura 1. Imagen editada en Adobe Photoshop sin aplicación de mejora de visibilidad de bordes (click en al imagen para observar una versión a tamaño completo).

En el anterior post Nikon D610 (III)…,de la Teoría a la Práctica de la serie de cuatro dedicados a las comprobaciones de trabajo a realizar para sustituir como cámara habitual la Nikon D700 por la D610, se revisó el procedimiento para aplicar a la imagen una mejora de visibilidad de bordes que restablezca la calidad de imagen que se ha perdido al utilizar una abertura de diafragma que introduce una cierta tasa de difracción, en este caso f/22.

También al final del post se anunciaba un estudio sobre el procedimiento de re-muestreo (downsampling) de la imagen a un tamaño de impresión determinado. Dado que la nueva cámara dispone del doble de foto-receptores que la que había estado utilizando con anterioridad, la Nikon D700, resultará necesario re-muestrear las imágenes obtenidas para seguir imprimiendo a los mismos tamaños de copia.

La hipótesis con la que se trabaja en este cuarto y último post es la siguiente:

  • Imagen original en formato raw de 16bit y 4016x6016pix tomada con la Nikon D610 equipada del objetivo Nikon Micro Nikkor 55mm f/3.5.
  • Procesado del archivo raw con mapa de transición de luminancias lineal y ajustes de Exposición, Altas luces, Sombras y Blancos adecuados a la retención en la imagen del tipo de información necesaria. En la pestaña correspondiente de Adobe Camera Raw (ACR) se anulan tanto la mejora de visibilidad de bordes como la reducción de ruido previstas por defecto. El ajuste de resolución del archivo se ha dejado en 288ppi, adecuados para una optimización de la gama tonal imprimiendo en una impresora inkjet con una resolución nominal de 1440dpi.
  • Recorte de la imagen en Adobe Photoshop a 4016x5622pix por razones estéticas de encuadre.
  • Edición de la imagen con conversión a BN y ajustes de contraste a criterio del autor.
  • Con estos ajustes aplicados a la imagen y la resolución de salida de 288ppi, ésta mide 35.4×49.5cm sobre el papel (Fig. 1).

Por criterios estéticos de exhibición y dado que los marcos disponibles miden 50x50cm, se determina que el lado mayor de la imagen debería medir 30cm. Para ello se re-muestreará la imagen en Adobe Photoshop (PS). Al proceder al cambio de tamaño de imagen en el menú Image>Image Size… (Imagen>Tamaño de imagen…) debe escogerse el tipo de algoritmo que el programa utilizará para reducir el número de píxeles de la imagen. Si alguna vez se ha comprobado anteriormente, es conocido que algunos de estos algoritmos, incluido el recomendado para reducciones de tamaño de imagen, introducen una mejora de la visibilidad de los bordes en la imagen. Es necesario pues partir de una archivo al que no se le haya aplicado anteriormente una mejora de visibilidad de bordes. En estos casos, lo que procede es procesar el archivo raw anulando la aplicación de mejora de visibilidad de bordes, editar la imagen desde el punto de vista estético y no analizar la necesidad de mejora hasta tener la imagen al tamaño de impresión deseado.

Para establecer una comparación y a tenor de la experiencia anterior se reduce la imagen mediante dos algoritmos de re-muestreo de entre los ofrecidos en el cuadro de diálogo de la herramienta Image>Image Size… (Imagen>Tamaño de imagen…), el Bicubic Sharper (Bicúbico más enfocado) y el Nearest Neighbor (Por aproximación). Todas estas manipulaciones se realizan en formato de archivo TIFF sin compresión para evitar errores de interpretación introducidos por dicha compresión. Una vez obtenidos los nuevos archivos, se toman muestras de valor de gris de píxel en una misma zona de las tres imágenes, la original y las dos re-muestreadas. Para ello se escoge una zona con un borde contrastado (Fig. 2). Como ya se comentó, estas zonas son las más proclives a mostrar halos blancos cuando se aplican mejoras de visibilidad de bordes.

Seleccio_Comparacio_H2
Figura 2. Selecciones de valor de gris de píxel para valorar la mejora de visibilidad de bordes introducida por los algoritmos de re-muestreo de la imagen. A la izquierda, imagen original; en el centro, re-muestreo con Bicubic Sharper; a la derecha, re-muestro con Nearest Neighbor (click en la imagen para una versión ampliada).

En la Fig. 2 de muestran las respectivas selecciones de valor de gris de píxel. En ella puede observarse como una misma característica de la imagen ocupa menos píxeles después de la reducción de tamaño y como la nitidez de bordes es algo mejor en las versiones reducidas, en el centro y a la derecha.

OriginalvsResizing_Plot_H2
Figura 3. Gráficos de valor de gris de píxel de las selecciones mostradas en la Fig. 2. A la izquierda, imagen original; a la derecha, reducciones del tamaño de imagen mediante los algoritmos Bicubic Sharper y Nearest Neighbor (click en la imagen para observar una versión ampliada).

En la Fig. 3 se muestran los gráficos de valor de gris de píxel de las selecciones de la Fig. 2. Como puede observarse, tanto uno como el otro algoritmo introducen una mejora clara de la visibilidad de los bordes. Dado que ninguno de los dos introduce halos blancos en la posición del borde, se escogerá el Bicubic Sharper (Bicúbico más enfocado) ya que la mejora con éste es la más evidente.

A partir de aquí y observando la imagen al 100% en PS, se detecta la necesidad, completamente subjetiva, de mejorar aún más la visibilidad de la textura media (los bordes menos contrastados) en la imagen. No obstante, de la observación de los gráficos de la Fig. 3 se deduce que después de la reducción de tamaño, los bordes más contrastados de la imagen ya presentan una nitidez en el límite de la aparición de halos blancos.

Para proceder a la aplicación de una mejora general sin afectar estos bordes más contrastados se crea una máscara de capa binaria que marque en valor de gris 0 (negro) la posición de los bordes más contrastados de la imagen. Esta máscara se empleará para reservar el efecto de la mejora de visibilidad de borde aplicada de forma general a toda la imagen. El proceso de creación de la máscara es el que sigue:

  • Creación de una capa resumen de la imagen ya reducida al tamaño de impresión.
  • Aplicación a esta capa del filtro Stylize>Find Edges (Estilizar>Hallar Bordes). Este filtro indica la presencia de bordes en la imagen con valores de gris más oscuros cuanto más contrastados sean los bordes.
  • Para seleccionar sólo los bordes más contrastados, se aplica a la capa resumen de los bordes un Threshold (Umbral) que binarize la imagen de los bordes. Si el umbral de aplicación se selecciona en valor de gris 1, por ejemplo, se están seleccionando solamente los bordes de contraste más alto de la imagen. Para observar mejor el efecto de la elección del valor de gris del umbral, resulta práctico poner la capa en Modo de Fusión Multiplicar o Dividir, según el tipo de imagen. Ello permite ver simultáneamente la imagen subyacente y los bordes que se está seleccionando en negro (Modo Multiplicar) o blanco (Modo Dividir).
  • Una vez decidido el umbral que nos proporciona la selección de bordes deseada, se le aplica a la imagen resultante un Filtro de Mínimo (Filter>Other>Minimum) de Radio 1 ó 2, según la imagen. Este filtro, de la familia de los llamados de entorno por ordenación (Ranking Neighbor Operators), si se aplica a una imagen binaria como es el caso, ensancha los bordes negros por adición de píxeles de valor de gris 0 (negro) adyacentes a los ya existentes. Es equivalente a una operación morfológica llamada Dilatación.
  • Los valores de Umbral y de Filtro de Mínimo más adecuados a aplicar en cada caso pueden variar en función del contenido y contraste de las imágenes así como de preferencias personales en relación al nivel de mejora de visibilidad de bordes a aplicar. La máscara de capa elaborada mediante el procedimiento descrito es la que se muestra en la Fig. 4.
LayerMask
Figura 4. Imagen binaria utilizada como Máscara de Capa para reservar el efecto de la mejora de visibilidad de bordes en los bordes más contrastados de la imagen (click en la imagen para observar una versión a tamaño completo).

Esta máscara se copia como Máscara de Capa (Layer Mask) en una nueva capa resumen a la que se le aplicará la mejora de visibilidad de bordes con los procedimientos habituales.

En este caso y atendiendo a lo expresado en el texto y explicaciones relacionadas con la Fig. 6 del post Nikon D610 (III)…,de la Teoría a la Práctica, se aplica un filtro Difference of Gaussians o Mexican Hat mediante la herramienta Filter>Other>Custom (Filtro>Otros>A medida…) de PS. En la Fig. 5 se muestra una sección de la imagen antes y después de la aplicación del filtro de mejora.

En ella puede observarse como la aplicación de la mejora se localiza en las zonas de textura mientras que los bordes más contrastados de la imagen, ya de por sí más nítidos, no sufren ninguna alteración ni muestran los característicos halos blancos causados por la superposición de mejoras de visibilidad de bordes sucesivas o niveles de aplicación excesivos.

Comparacio_Resized_Enhanced
Figura 5. Sección de la imagen original (izquierda) y mejorada (derecha), mediante el filtro de mejora de visibilidad de bordes y la máscara de reserva explicados en el texto (click en la imagen para observar una versión a tamaño completo).

En la Fig. 6 se muestran gráficos de valor de gris de píxel procedentes de las selecciones indicadas en la Fig. 2. En este caso se compara el efecto que la mejora de visibilidad de bordes aplicada produce en los bordes más contrastados de la imagen después de la reducción de tamaño inicial, sin y con la aplicación de la Máscara de Capa de reserva descrita.

Resum_EdgesEnhancement
Figura 6. Efecto de reserva de la mejora de visibilidad de bordes ejercido por la Máscara de Capa descrita en el texto (click en la imagen para observar una versión ampliada).

Interpretación del gráfico de la fig. 6:

  • El trazado en azul es la imagen de un borde después de la reducción del tamaño en píxeles de la imagen mediante el algoritmo Bicubic Sharper, tal y como se describió anteriormente.
  • El trazado de puntos en verde indica la aparición de halos blancos en los bordes más contrastados de la imagen al aplicar una mejora de visibilidad de bordes general. Ello ocurre si no se toma la precaución de utilizar una Máscara de Capa de reserva de los bordes de alto contraste.
  • El trazado en morado muestra como los bordes más contrastados de la imagen no se alteran por la mejora de visibilidad de bordes general gracias a la acción de reserva ejercida por la Máscara de Capa binaria.

Este procedimiento podría sufrir pequeñas alteraciones en función del tipo de imagen pero sirve de punto de partida para la obtención de imágenes impresas del mismo tamaño que las que se obtenían con la anterior cámara, la Nikon D700. La calidad de imagen de las imágenes de la nueva cámara, la Nikon D610, debería ser mejor que la de las captadas con la D700 teniendo en cuenta lo que se deduce de los análisis ya comentados en los anteriores post de esta serie de cuatro, Nikon D610 (I), Nikon D610 (II)…, o la utilidad de la MTF del Sistema y Nikon D610 (III)…,de la Teoría a la Práctica. Para terminar y a modo de conclusiones:

  • Una nueva cámara implica siempre algunos cambios en los procedimientos habituales tanto de captación como de procesado de las imágenes.
  • Tanto unos como los otros deberían obedecer a criterios estructurados en relación a cuestiones estéticas, pero siempre soportadas por razonamientos objetivos de los procedimientos a aplicar. En este sentido, las comprobaciones mediante gráficos de valor de gris de píxel eluden las inconsistencias de la observación visual al tiempo que colaboran a reforzarla y consolidarla.
  • Teniendo en cuenta las posibilidades que hoy ofrecen los programas de procesado de imagen, a un mismo resultado se puede llegar por diferentes caminos y mediante el uso de diversas herramientas y/o procedimientos. Por lo tanto, el detalle de lo aquí expuesto es sólo el resultado de la experiencia, del nivel de calidad de imagen que se persigue y de los conocimientos limitados sobre procesado de imagen que uno posee. En cualquier caso y sea cual sea el método empleado, las mediciones objetivas son esenciales para alcanzar a comprender los efectos que cada operación produce en la imagen y como consecuencia de ello, la estructuración de un criterio de elección sólido y cada vez más fundamentado.

 

 

 

 

Categories
Imaging Research Photographic Imaging Photography Photography Technique

Adobe Webinar – Martes, 3 de diciembre de 2013

USM_WebinarMañana martes, 3 de diciembre entre las 11 y 12h, tendrá lugar el Adobe Webinar sobre la aplicación de algoritmos de mejora de visibilidad de bordes a las imágenes.

En el seminario se discutirán aspectos como la conveniencia de aplicar dichos algoritmos, su efecto en la percepción visual del observador y sistemas para controlar tanto su eficacia como para evitar en la medida de lo posible, les efectos indeseados que suelen aportar. La discusión versará sobre los condicionantes visuales del observador, los distintos algoritmos que proponen los programas y los métodos de control disponibles.

Categories
Nature & Mountain Photographic Imaging Photography Photography Technique Thoughts on Photography

¿Dónde está el listón?

AAdams_TheTetonsAndTheSnakeRiver
The Tetons and the Snake River, Grand Teton National Park, Wyoming, 1942. Photograph by Ansel Adams © The Ansel Adams Publishing Rights Trust.

En varias entradas de este blog he hablado de calidad de imagen, de los parámetros que la determinan y de los métodos para evaluarla. Las tres entradas más visitadas del blog, aparte de la página de presentación, son Display Pixel Size, Image Quality of Photographic Cameras y Imágenes Estenopeicas (I) – Teoría, con 1952, 1942 y 1198 visitas respectivamente, a día de hoy. La entrada con más comentarios, debate y también una de las más visitadas, cuarta en la clasificación con 1156 visitas, es Nikon D800 y D800E, en la que se discute acerca de las posibles ventajas y/o inconvenientes que tiene la incorporación de un filtro anti-aliasing sobre el sensor y las implicaciones que se derivan del tamaño de los foto-receptores. Aunque las comparaciones entre el grado de aceptación de estas cuatro entradas debería ponderarse en función del tiempo que llevan publicadas en el blog, el interés por estos temas, al menos en comparación con otros, está fuera de toda duda. La sospecha de que las entradas en inglés pueden tener una mayor audiencia potencial, en referencia a los dos primeros casos citados, queda invalidada por el número de visitas de la tercera y la cuarta.

Tratándose de un blog mayoritaria aunque no exclusivamente dedicado a la Fotografía, puede deducirse que la Calidad de Imagen preocupa a un gran número de fotógrafos, sean profesionales o no. Si la imagen digital ha democratizado la Fotografía y ha permitido el crecimiento de la fotografía amateur, también y a tenor de las posibilidades de medida directa que presenta la imagen digital, ha impulsado el debate acerca de la calidad proporcionada por los objetivos y las cámaras disponibles en el mercado. Numerosas páginas web se centran en el análisis y comparación de los instrumentos fotográficos por métodos de medición objetivos . En este sentido, las pruebas realizadas por fotógrafos profesionales, desde un punto de vista práctico pero subjetivo, están perdiendo terreno frente a las medidas instrumentales (ver Cifras Publicadas de Calidad de Imagen). Ello representa un gran cambio respecto la época foto-química en que las pruebas publicadas por la mayoría de revistas especializadas eran más opiniones que verdaderas pruebas. No es difícil encontrar numerosos foros de debate acerca de la conveniencia o no de comprar tal o cual equipo, de equipar la cámara con tal o cual objetivo.

No seré yo quien critique esta actitud que, bien entendida, debería ser un elemento distintivo de esta nueva etapa de la tecnología fotográfica. La evolución tecnológica añadida a la facilidad para comprobar la calidad conseguida, deberían permitir un avance sin precedentes en la calidad final alcanzada por el conjunto de fotógrafos. Si existe una preocupación por la calidad de los instrumentos que adquirimos que no se basa sólo en el riesgo a efectuar una mala inversión, debería en paralelo, existir una preocupación por la parte de la calidad de imagen que no depende directamente del equipo. No me estoy refiriendo solamente a la calidad estética, sino a la parte de la calidad que depende del procesado de la imagen en el ordenador. A nadie se le escapa que del mismo modo que en el laboratorio foto-químico se ejecutaban una serie de operaciones de control del contraste local en un ámbito denominado fine printing, las imágenes digitales pueden y casi siempre deben ser procesadas para exprimir todo el potencial del sistema de sensor electrónico.

Y aquí es donde las cosas no parecen ir por el mejor camino. La imagen de cabecera de este post, un clásico de Ansel Adams, es un buen ejemplo del reto solucionado por el llamado Sistema de Zonas formulado por el fotógrafo americano. Se trata de una imagen tomada con un único negativo en blanco y negro sobre placa de vidrio que, adecuadamente expuesta en la cámara, correctamente procesada y laboriosamente copiada sobre papel en blanco y negro de alta calidad, permite incluir en una sola toma un rango dinámico superior al admisible por el material sensible si no se aplica el mencionado Sistema de Zonas y el posterior Fine Printing. Omito voluntariamente cualquier consideración de índole estética para no entrar en el terreno de lo opinable. Desde el punto de vista técnico y dado que he tenido la suerte de observar en directo la copia sobre papel, puedo afirmar que se trata de un producto final excepcionalmente bueno y que a pesar de haber sido realizado en 1942, sigue siendo un referente válido en la actualidad sobre dónde está situado el listón. Aquel que quiera observar de cerca y en directo el tipo de calidad a la que me estoy refiriendo, puede tratar de visitar la exposición que sobre el fotógrafo americano  se muestra en el National Maritime Museum de Londres hasta el próximo 28 de Abril de 2013 (tiempos de easyJet, tripadvisor y booking).

Buscando imágenes de “paisaje” en Google aparece en la primera página la imagen que muestro a continuación, el mismo Grand Teton y el mismo Snake River de Ansel Adams. Tanto en esta imagen como en las siguientes omitiré los datos del autor porque se trata sólo de ejemplos de lo que creo constituye una nueva corriente de Todo, Rápido y Mal. Al margen que la imagen es una copia sin más del encuadre de Ansel Adams, lo que más me preocupa es que al autor le ha pasado totalmente desapercibido el rigor de ejecución de Ansel Adams. Las flechas en azul señalan la presencia de una mezcla de artefactos de la compresión del archivo y de la máscara de enfoque aplicada (hacer click sobre la imagen para ver una versión ampliada). Aunque estos artefactos puedan ser consecuencia de un sistema automatizado de inclusión de imágenes en web, el autor la mantiene visible sin más preocupación, de tal modo que el meritorio esfuerzo de mantener información de textura en el bosque a contraluz, queda comprometido por el problema mencionado, visible incluso sin ampliar la imagen.

False_TetonSnakeRiver_Sagetes

Lo mismo puede decirse del crepúsculo con perfil de montañas que se muestra debajo. Las flechas amarillas señalan un exceso de algoritmo de mejora de bordes (hacer click sobre la imagen para ver una versión ampliada). La aberración cromática lateral del objetivo (TCA) colorea además el artificio en las zonas laterales de la imagen, con lo que se hace aún más visible y ajeno al contenido de la escena.

Lake_Sagetes

Este hábito o despreocupación está tan extendido que curiosamente, en la página web de un pintor puede verse la siguiente imagen que muestra uno de sus cuadros al óleo. Las flechas en rojo indican la presencia del mismo borde sobre-enfocado que en las imágenes anteriores (hacer click sobre la imagen para ver una versión ampliada); el círculo gris tapa la firma del pintor. Aquí cabe preguntarse si el pintor ha pintado realmente el borde sobre-enfocado al copiar de una imagen fotográfica de baja calidad o su presencia es debida a la cámara y el procesado de imagen de la reproducción.

OilOnCanvas_Sagetes

Otra cosa es el caso de la siguiente imagen. En ella podemos ver una cascada de agua azul. Todos sabemos que el agua se define como un líquido, incoloro, inodoro e insípido. El azulado se debe en este caso a un cielo azul despejado encima del paisaje que tiñe la escena con una dominante que a mi modo de ver, desvirtúa el contenido de la escena. Aunque la dominante azulada existe en la realidad a causa de la reflexión del cielo azul en la masa líquida, nuestra percepción visual la corrige automáticamente y no “vemos” el agua azul cuando nos encontramos ante la cascada. Aquí podríamos hacer una chiste fácil con el nombre de un Parador de Turismo de la Costa Brava, el Parador de Aiguablava. También podríamos iniciar un debate sobre si hay que corregir o no este tipo de dominantes. En todos los manuales de Fotografía de Paisaje, al menos desde el uso habitual de la película en color a mediados del pasado Siglo XX, se recomendaba el uso de un filtro Sky Light 1A de la escala Wratten en el objetivo para minimizar los efectos de la dominante azulada en las imágenes tomadas en día despejado a la sombra. Había por lo tanto un cierto acuerdo sobre la necesidad de corregir este tipo de dominantes, al menos por lo que se refiere a la fotografía documental.

Captura-de-pantalla-2012-11-22-a-las-13.39.52

Hoy podemos evitar comprometer la calidad del objetivo de nuestra cámara con una superficie de cristal ajena a su diseño original. No debemos hacer otra cosa que “neutralizar” la dominante con una de las numerosa herramientas disponibles en los ajustes de la propia cámara o en el programa de procesado de imagen posterior. Esto es lo que se ha hecho con la versión corregida que se presenta a continuación.

Captura-de-pantalla-2012-11-22-a-las-13.39.52_Corregida

Resulta también interesante observar como no sólo el agua es ahora más neutra y acorde con la memoria visual que solemos tener de una cascada natural, sino que la corrección aplicada ha afectado también al color de las rocas, las hojas y el musgo. Suponiendo que nuestro criterio estético no esté de acuerdo con esta afectación, no tenemos porque asumirla. La corrección de la dominante azulada del agua se puede llevar a cabo de forma selectiva mediante una Máscara de Capa manual o automatizada a través de una Umbral o una Selección por Gama de Color. El caso no pasaría de ser una anécdota o una más de los centenares de miles de imágenes defectuosas que circulan por el ciberespacio, si no fuese porque está tomada de una página web donde se anuncia un Curso de Postgrado Universitario impartido por “prestigiosos profesionales”.

No quisiera ahondar en la herida de un caso desafortunado porque todos cometemos errores. La imagen no tiene porque ser una muestra representativa del conjunto del curso pero sí quiero hacer hincapié en esta displicencia que se va instalando de forma paulatina pero inexorable. Es por eso que me sorprende el interés por los temas técnicos, siempre arduos y complejos. Es probable que los autores de las imágenes que he mostrado como ejemplo no formen parte de este colectivo interesado que se intuye a través de las visitas a las entradas más técnicas del blog, pero tampoco podemos olvidar que quién tomó la imagen de la puesta de Sol sobre el Grand Teton y el Snake River conocía forzosamente la obra de Ansel Adams y que el autor de la fotografía de la cascada de agua se siente autorizado a transmitir a los demás su conocimiento sobre el tema. Cuando un atleta se entrena, siempre es consciente de dónde han dejado otros el listón. Ésa es quizá la única crítica que me atrevo a hacerles a ambos, no preocuparse de conocer dónde está el listón.

Categories
Photographic Imaging Photography Photography Technique

Versiones de una misma imagen

Las imágenes de origen foto-químico presentaron siempre oportunidades de adecuar el aspecto de la versión final a las necesidades de aplicación o las preferencias del autor. Así podía decidirse entre captar la imagen en negativo o diapositiva tanto en blanco y negro como en color. Por lo que respecta a las copias sobre papel elaboradas a partir de los negativos o diapositivas, las oportunidades eran diversas y variadas, desde la copia en blanco y negro directa a la copia en color de proceso cruzado, pasando por la elección del contraste del papel en blanco y negro o en color y las modificaciones del color  mediante el filtrado en la ampliadora. Cualquiera que fuese la decisión al respecto, comportaba dos características básicas:

  • La decisión sobre el tipo de película con la que se tomaba la imagen condicionaba en gran medida las posibilidades posteriores de versionar la imagen.
  • Las decisiones sobre el tipo de copia final se podían reconsiderar pero, en cualquier caso, se trataba de procesos complejos y a menudo manuales que no facilitaban el cambio de opinión una vez decantados por una versión.

Por el contrario, el carácter discreto de las imágenes digitales y el hecho de que su información tanto espacial como lumínica se almacene como un código numérico, permite infinitas posibilidades de modificación de dichos valores que pueden traducirse en otras tantas versiones de la misma imagen original. Todo ello con disponer tan solo de un ordenador, del programa adecuado y sin perder los datos de la versión original. Buenas noticias pues por lo que respecta a dar a cada imagen el aspecto que el autor cree que mejor se adapta a su contenido, a su aplicación o a la percepción que se quiere que el observador tenga sobre la misma.

Como siempre, las buenas noticias tienen su lado no tan bueno. Como las posibilidades son literalmente infinitas, hay que escoger y tomar decisiones. Eso, que puede ser interpretado por muchos como la oportunidad de dar a sus imágenes la impronta personal que las distinga del conjunto, es en realidad una carga de la que los diseñadores/comerciantes de software nos pretenden liberar. Pensar siempre ha exigido un esfuerzo y ahí están ellos para procurarnos el descanso, no sea que nos acostumbremos y acabemos pensando demasiado. Así no hay prácticamente ningún programa de edición de imágenes que no ofrezca una paleta de efectos con los que versionar la imagen.

Figura 1. Imagen tomada con la cámara de un teléfono móvil.
Figura 2. Opciones de versión de la imagen mostrada en la Figura 1 ofrecidas por el programa Camera+ para iPhone4-4s. En el carro de la compra de la esquina superior derecha de la cuarta pantalla se ofrecen nueve versiones más previo pago de 0,79€.
Figura 3. Interfaz de usuario del programa de edición de imágenes iPhoto de Apple en la que se aprecia la oferta inicial de quince opciones de modificación para la misma imagen de la Figura 1. Algunas de ellas disponen de varios niveles de aplicación y varias son las que pueden utilizarse combinadas.

En las Figuras 1, 2 y 3 se muestran una imagen tomada con la cámara del iPhone4s (Figura 1) y las posibilidades de modificación ofrecidas por defecto en los programas de edición de imágenes Camera+ para iPhone4-4s (Figura 2) y iPhoto de Apple (Figura 3). El aluvión de posibilidades no se limita a los programas de edición de imagen de dispositivos relativamente sencillos como los de los teléfonos móviles, sino que se extiende también a los programas de edición avanzada o profesional.

Figura 4. Interfaz de usuario del programa de generación de imágenes de alto rango dinámico (HDR) Photomatix Pro. En la parte inferior se muestran hasta once versiones de la imagen procesada, algunas de las cuales contienen diversos cursores con ajustes.
Figura 5. Menú desplegable de Adobe Photoshop CS4 en el que se muestra la lista de opciones de transformación “Artística” de la imagen abierta.

En las Figuras 4 y 5, se muestran ejemplos de oferta de versionado de imagen en los programas Photomatix Pro y Photoshop CS4, respectivamente. En algunos casos, esta ingente oferta de versiones de una misma imagen se califica de “opciones de personalización”. En mi opinión, algo que todos los usuarios que utilicen el programa pueden aplicar a su imagen con sólo hacer click sobre una opción de menú, puede tener todas las virtudes que le queramos reconocer, pero no puede calificarse de personalización. A decir verdad, se trata de la despersonalización de las imágenes.

Así podemos observar como proliferan por todas partes imágenes con una impronta específica, véase algunas versiones de Instagram por ejemplo, que no contribuyen, en mi opinión, a resaltar el contenido. Una de las primeras reacciones del observador avezado es “…ah, mira!, …una Instagram” o también el consabido “…ah, mira!, …una HDR”. En el justo momento en que se ha pronunciado la fatídica frase, ha dejado de prestarse atención a la imagen y su contenido.

Como una buena parte de lo que escribo, se trata sólo de una opinión y por lo tanto no pretende ni sentar cátedra ni cuestionar otras opiniones, pero si nos pasamos el día quejándonos de lo difícil que es competir en un mercado en el que se entremezclan los profesionales y los aficionados avanzados con los no tan avanzados y prácticamente todo aquel que tenga una cámara, ello implica literalmente millones de imágenes compitiendo con la nuestra. Si hemos de sucumbir, que sea al menos con dignidad. Si una imagen nuestra no gusta, que no sea porque se puede decir “…ah, mira!, …el filtro Espátula de Photoshop”, por poner un ejemplo.

Ello no quiere decir que debemos renunciar a las posibilidades que nos ofrece el procesado de las imágenes digitales. Al contrario, si aprendemos a procesar imágenes con Photoshop o el programa que nos apetezca en lugar de dedicarnos a aprender los trucos de Photoshop o del programa de turno, podemos extraer de nuestras imágenes todo el potencial que nuestra creatividad les haya conferido. Si no llegamos a la meta deseada, una de dos, o nos falta aprendizaje, que es lo más probable, o nos falta creatividad.

A continuación mostraré un ejemplo de lo que intento explicar. Se trata de una misma imagen original en color versionada en blanco y negro, blanco y negro virado a un tono impreciso que me recuerda el viraje foto-químico al Selenio y una tercera opción que yo llamo BD por bande dessinée, que es como se denomina en francés a los ábumes de ilustración o comics. Autores de los años ochenta como Caza, Bilal o Moebius, entre otros, utilizaban la base fotográfica para sus viñetas y solían reseguir los contornos con trazos negros ilustrando el contenido entre trazos con acuarela o pastel en color.

Figura 6. Versión en color de una imagen tomada en formato raw y posteriormente procesada en Adobe Photoshop.
Figura 7. Versión en blanco y negro de la imagen de la Figura 1.
Figura 8. La misma imagen de las Figuras 6 y 7 en una versión “virada al Selenio”.
Figura 9. Versión BD (bande dessinée) de la imagen original mostrada en la Figura 6.
Figura 10. Comparativa de una selección al 100% de las versiones mostradas en las Figuras 6, 7, 8 y 9. De izquierda a derecha y de arriba a abajo , original en color, blanco y negro, “virado al Selenio” y BD.

En ninguna de las versiones se ha utilizado ningún filtro o efecto pre-determinado. Todos los efectos se han modulado mediante el uso de diversas capas, máscaras de capa y capas de ajuste en Adobe Photoshop, aunque lo mismo podría haberse conseguido con otros programas. En mi caso y dado que suelo utilizar alguna de estas versiones para algunas de mis imágenes, el procedimiento en Adobe Photoshop está perfectamente definido y automatizado en aquéllos aspectos que lo permiten. Aún así, incluso en casos como la versión BD, que he utilizado con frecuencia, parto de un procedimiento de base que personalizo para cada imagen en particular. El contenido, el color y mis preferencias personales acaban decidiendo en cada caso hasta donde se lleva la transformación. En la página About de este blog se muestran dos ejemplos más de este procedimiento acompañando los textos en inglés y castellano respectivamente.